fbpx

Seguramente conozcas a alguien que haya padecido gingivitis, ya que es una de las patologías orales más comunes, pero ¿sabes bien en qué consiste? Esta enfermedad periodontal bacteriana tiene su origen en una inflamación de las encías, que acaba conduciendo al sangrado frecuente y que puede tener consecuencias bastante negativas en caso de no ser tratada a tiempo. Como expertos en periodoncia en Málaga, podemos ayudarte a poner fin a una gingivitis, pero también queremos ayudarte a prevenir esta enfermedad para que luzcas una sonrisa sana en todos los sentidos. ¡Vamos a ello!

Consejos para prevenir una gingivitis

La causa principal de esta patología es una higiene oral deficiente. Un mal cepillado, o la ausencia de él, convierte la placa en sarro, que ayuda a proliferar bacterias y causa la irritación inicial. Para evitar esta fase y las complicaciones de la gingivitis, lo idóneo sería cepillarse después de cada ingesta de comida o, en su defecto, 3 veces al día. Hazlo ejerciendo una suave presión e incidiendo en el área gingival y en el espacio entre el diente y la encía. El mejor truco para conseguirlo es colocar el cepillo en un ángulo de 45º respecto al diente, de modo que las cerdas miren hacia la encía.

No olvides usar hilo dental o cepillos interdentales para llegar a las zonas que el cepillo no alcanza, además de un colutorio adecuado para estos casos. Si tienes dudas, puedes consultar a un experto de confianza para escoger el que más se ajusta a tus necesidades.

La alimentación: la mejor aliada para que no tengas que tratar una gingivitis en Málaga

La solución se llama vitamina D y se encuentra en lácteos y en pescados grasos. ¡De eso no nos falta en Málaga! Asimismo, el déficit de vitamina C, contenida en frutas y verduras, también perjudica a tus encías. Además de ingerir productos con estos componentes, debes dejar de fumar, si es que tienes este hábito. Por último, hidrátate debidamente si presentas el síndrome de boca seca, ya que la xerostomía es otro de los agravantes de la gingivitis.

 

Si tus encías suelen sangrar a menudo, presentan un tono demasiado oscuro o están inflamadas de forma continua, no esperes para contactar con nosotros. ¡Mejor prevenir!